Inicio Viajes Los 15 mejores lugares qué ver en los Países Bajos

Los 15 mejores lugares qué ver en los Países Bajos

Un país conquistado al océano lleno de canales, tulipanes y molinos de viento que te sorprenderán. Descubre los mejores lugares para visitar en los Países Bajos.

0
Países Bajos
Países Bajos

Holanda es un país especial. También es conocido por los Países Bajos precisamente porque una gran parte de su territorio está por debajo del nivel del mar y, debido a esto, sus habitantes han construido una inmensa red de diques y canales para conquistar la tierra al océano.

Por esta razón, muchas de las ciudades holandesas se construyeron a lo largo de canales navegables que hoy les dan un aspecto único y encantador y donde los turistas pueden moverse y disfrutar de la belleza de este país europeo.

Países Bajos

Holanda está asociada con tulipanes y molinos. En todo el país es posible visitar y deslumbrarse con enormes campos cultivados con tulipanes y salpicados de molinos de viento que embellecen aún más el paisaje. Sus habitantes se esfuerzan por mantener vivas las tradiciones relacionadas con estas flores y hay varios festivales dedicados a los tulipanes en todo el país.

El mejor momento para visitar los Países Bajos es durante la primavera y el verano, pero seguramente habrá muchas razones para visitar este país durante todo el año, especialmente su joya de la corona: Amsterdam. Un buen itinerario para visitar los Países Bajos debe incluir al menos 10 días si deseas visitar varias de sus ciudades bien conservadas. El transporte es bueno y el país es pequeño, lo que permite moverse fácilmente entre cada destino. Estos son los mejores lugares para visitar en los Países Bajos.

1. Ámsterdam

Ámsterdam
Ámsterdam

Ámsterdam no es solo el corazón cultural de los Países Bajos, sino también una de las ciudades más interesantes para explorar en Europa. Los entusiastas del arte pueden perderse durante días en una amplia variedad de museos, incluidos el Museo Casa Rembrandt, el Museo Van Gogh, el Museo Hermitage (una rama del famoso Hermitage de San Petersburgo en Rusia) y el Museo Stedelijk de Arte Moderno. A los niños y entusiastas de la ciencia les encantará el Nemo Science Museum.

Para cambiar de ritmo, puedes hacer un viaje en barco por los famosos canales de Ámsterdam para ver las famosas casas estrechas de la ciudad desde una perspectiva diferente. Ámsterdam es extremadamente fácil de navegar en transporte público, en bote o bicicleta o mediante un recorrido a pie gratuito, y ofrece festivales durante todo el año para todos los intereses.

2. Leiden

Leiden
Leiden

La atractiva ciudad de Leiden (también conocida como Leyden) se encuentra al sur de Ámsterdam, en el corazón de la famosa región de cultivo de tulipanes de Holanda, que atrae a miles de turistas cada año en abril, cuando hectáreas de tulipanes iluminan el paisaje. Leiden tiene muchas atracciones para descubrir durante tu visita, incluidas varias iglesias históricas, el Ayuntamiento, la Weigh House y uno de los últimos molinos de viento locales que ahora funcionan como museo.

Gran parte del centro de la ciudad se encuentra alrededor del puerto de Blaawpoorts, y los viajes en barco por el canal son muy populares. Puedes probar los mariscos frescos, visitar algunos museos inusuales y luego dirigirte a los espectaculares jardines Keukenhof (primavera a verano) para deleitar tus ojos y aprender todo sobre los tulipanes.

3. Delft

Delft
Delft

Ubicada en el oeste de los Países Bajos, Delft es una ciudad pequeña y pintoresca cuyo centro histórico, rodeado de canales, es el lugar favorito para los amantes de la historia y los entusiastas de la fotografía. La ciudad es famosa por su vajilla Delftware azul y blanca y por ser el lugar de nacimiento del artista holandés Johannes Vermeer, que está enterrado en el Oude Kerk.

Puede explorar fácilmente el compacto casco antiguo a pie para visitar la Oude Kerk (siglo XIII), la animada plaza del pueblo y la Niewe Kerk (que no es tan nueva, ¡fue construida en 1496!). Hay algunos museos interesantes para explorar, como el Science Center Delft, el Museo Delft Historic Tobacco, el Museo Vermeer Delft y el Museo Paul Tetar van Elven, que expone las famosas vajillas Delftware.

4. La Haya

La Haya
La Haya

La Haya se encuentra en el sur de los Países Bajos y es la sede del gobierno holandés, el Parlamento, la Corte Internacional de Justicia y la Corte Penal Internacional. La Haya combina a la perfección lo antiguo y lo nuevo con un impresionante horizonte moderno y una gran cantidad de edificios históricos que puedes visitar, incluido el magnífico Palacio de la Paz, que albergaba la Corte Internacional de Justicia.

Puedes elegir entre más de 30 museos para visitar, incluido el Museo de Arte Mauritshuis, donde puedes ver ejemplos de muchos de los maestros holandeses y flamencos. Las familias pueden pasar horas de diversión en Madurodam (ciudad en miniatura) y en el parque de atracciones Duinrell. La ciudad también ofrece una vibrante vida nocturna y excelentes tiendas.

5. Maastricht

Maastricht
Maastricht

Ubicada en el extremo sur de los Países Bajos, la animada ciudad universitaria de Maastricht combina a la perfección la gran arquitectura medieval con un ambiente moderno. Los amantes de la historia apreciarán el casco antiguo bien conservado e histórico, pavimentado con calles empedradas, el gótico Sint Janskerk (escala la prominente torre roja para una vista maravillosa) y la basílica romana de San Servacio.

En el extremo opuesto del espectro de estilos, el futurista Museo de Arte Bonnefanten es una delicia para todos los entusiastas del arte. Otros puntos destacados de la ciudad incluyen la Fortaleza de San Pedro y las Cuevas de San Pedro, las Cuevas de Maastricht (una red de túneles defensivos subterráneos) y el Bisschopsmolen, el molino de viento más antiguo de los Países Bajos.

6. Utrecht

Utrecht
Utrecht

Ubicada en el centro de los Países Bajos, la ciudad medieval de Utrecht es hoy una ciudad universitaria vibrante y bulliciosa, con mucho que ofrecer a los visitantes. La ciudad está llena de pintorescos canales y pequeños puertos para botes, así como muchos edificios medievales que puedes explorar fácilmente a pie en el casco antiguo compacto.

La ciudad tiene muchos museos interesantes, comenzando con el Museo del Ferrocarril, el Museo Speelklok (instrumentos musicales) y el Museo Central de historia local, arte y moda. Los entusiastas de la jardinería pueden visitar los Jardines Botánicos de la Universidad de Utrecht, Fort Hoofddijk, Oude Hortus y el castillo y los jardines medievales De Haar. No salgas de la ciudad sin subir a la cima de la Torre Dom para disfrutar de una vista increíble.

7. Haarlem

Haarlem
Haarlem

El centro del distrito de cultivo de tulipanes, Haarlem recibe el apodo oficial de Bloemenstad, que significa «ciudad de las flores» y, por supuesto, es el hogar del Desfile Anual de las Flores. Esta comunidad pacífica se encuentra a lo largo de la costa del río Spaarne y tiene numerosas estructuras medievales intactas alrededor de la ciudad.

A los visitantes les gusta comprar y disfrutar de la impresionante arquitectura y museos a lo largo del centro de la ciudad en la plaza central, la Grote Markt. Los museos populares en Haarlem incluyen el museo más antiguo del país, el Museo Teylers, que se especializa en historia natural, arte y exposiciones científicas. Los aficionados al arte se sienten atraídos por el Museo Franz Hals, donde se pueden disfrutar de muchas obras de maestros holandeses.

8. Groningen

Groningen
Groningen

La animada ciudad universitaria de Groningen se encuentra cerca de la costa, en el extremo norte de los Países Bajos. Si te gusta la historia, el arte y la cultura, disfrutarás pasar unos días explorando algunos de los museos únicos de Groningen, que incluyen innumerables variedades de obras de arte en el Museo de Groningen. El Museo Gráfico, el Museo Náutico y el Museo del Té también merecen una visita.

También puedes visitar algunos de los ochenta molinos sobrevivientes de Groningen (molinos harineros, molinos de agua, aserraderos, etc.), explorar algunas de las antiguas iglesias de la ciudad y subir a la galería de observación de la Torre Martini, de 500 años de antigüedad.

9. Rotterdam

Rotterdam
Rotterdam

Rotterdam es una importante ciudad portuaria ubicada en el sur de los Países Bajos. Severamente dañada durante la Segunda Guerra Mundial, gran parte de la ciudad fue reconstruida y ahora es conocida por su arquitectura moderna e innovadora: los siguientes edificios merecen una visita: la estación central de Rotterdam, De Markthal, Erasmusbrug y el imponente Euromast, que Ofrece vistas panorámicas desde su punto de vista a 100 metros de altura.

Los aficionados a la historia pueden hacer un recorrido a pie por la histórica Delftshaven, que sobrevivió a la guerra casi ilesa. Puede combinar comida y cultura en un recorrido gastronómico “Bike and Bite”, lo que significa andar en bicicleta y detenerse en varios lugares para comer, subir a bordo de Tenders en Leuvehaven para un crucero de 30 minutos o llevar a los niños a pasear en el De Ballebak, en el zoológico de Rotterdam.

10. Gouda

Gouda
Gouda

Gouda es mejor conocido por el queso de fama mundial que se produjo en la región y se vendió en la ciudad durante siglos. Los amantes de la gastronomía no deben perder la oportunidad de visitar Gouda un jueves (de abril a agosto), cuando la ciudad recrea el antiguo mercado de quesos para que los visitantes disfruten.

Puede contar con un día completo de diversión, que incluye subastas de queso, pesaje de queso, exhibiciones de queso y el High Cheese en el Museo del Queso. Otras actividades incluyen degustaciones de cerveza y vino, cruceros por el canal y mucho más. La ciudad tiene un excelente centro histórico que puede explorar en una visita guiada a pie, y hay una serie de interesantes museos y atracciones para niños.

11. Breda

Breda
Breda

Ubicada en la provincia de Brabante del Norte, Breda es una fascinante ciudad medieval que es una atracción imperdible para los visitantes interesados en la historia y la arquitectura. La antigua ciudad fortificada siempre ha ocupado una posición estratégica importante, y algunos de los aspectos más destacados que se pueden ver en el centro histórico extremadamente bien conservado incluyen el Castillo de Breda, el Gótico Grote Kerk (que data de 1290 y cuenta con una impresionante torre de 97 metros), El Begijnhof y el Hoyo.

Port Quarter tiene varios almacenes antiguos y el Gastespoort, una de las tres puertas medievales de Breda. La ciudad también tiene varios museos interesantes, como el Museo Begijnhof y el Museo Breda, ubicado en un Meat Hall del siglo XVII. Para respirar aire fresco, puedes caminar o andar en bicicleta en Mastbos, un hermoso bosque cerca del castillo de Bouvigne.

12. Eindhoven

Eindhoven
Eindhoven

La ciudad holandesa de Eindhoven es un lugar enérgico y emocionante para visitar, con más que su parte justa de innovación, creatividad, tecnología y diseño. Puedes pasar horas explorando los numerosos museos de la ciudad que se adaptan a todos los gustos: prueba el Van Abbemuseum (arte moderno y contemporáneo), el fascinante Museo Philips (ciencia médica e innovación), el Brabant Soccer Museum o el Heritage Park, donde puedes pasear por granjas y casas locales de la Edad Media.

Si estás interesado en el diseño, puedes dar un paseo de dos horas por la ciudad y disfrutar de las diversas exposiciones dedicadas al tema, y también puedes descubrir los aspectos más destacados de la ciudad con un recorrido en bicicleta o una visita guiada a pie. Hay muchas actividades agradables y educativas para los visitantes que viajan con niños.

13. Giethoorn

Giethoorn
Giethoorn

Imagina la tranquilidad de pasar unos días en un tranquilo pueblo holandés rodeado de impresionantes y románticos canales de agua. El pueblo centenario de Giethoorn está casi completamente desprovisto de carreteras, y a muchas casas solo se puede llegar en barco o en bicicleta: en el pueblo se pueden alquilar bicicletas.

Como puedes imaginar, la navegación es la actividad principal en Giethoorn, y tienes varias opciones para alquilar un bote adecuado para explorar la zona. Puedes pasar un día tranquilo o dos deslizándote por los canales, deteniéndote en muchos restaurantes junto al mar para probar algo de comida y bebidas holandesas regionales. Hay tres museos al lado del canal para visitar, que muestran la vida holandesa antigua, coches antiguos y piedras preciosas.

14. Lisse

Lisse
Lisse

La primavera y el verano son definitivamente los momentos más populares para visitar Lisse, en la famosa región de cultivo de flores del oeste de Holanda, donde estas estaciones ofrecen una increíble exhibición de tulipanes en casi todos los colores imaginables. Tal es su esplendor que ninguna foto puede capturar completamente el momento: solo tienes que ver todo por ti mismo.

Puedes explorar los coloridos campos de flores en bicicleta y visitar los jardines de Keukenhof, uno de los jardines de flores más grandes del mundo, abierto solo durante la primavera y principios del verano, cuando los tulipanes están en flor. Si visitas Lisse durante el otoño y el invierno, puedes pasar un tiempo visitando las ciudades costeras de Katwijk y Noordwijk y pasear por las dunas de arena.

15. Nijmegen

Nijmegen
Nijmegen

Ubicada en la provincia de Gelderland, cerca de la frontera con Alemania, Nimega es otra de las gemas históricas y arquitectónicas de Holanda que recientemente celebró su aniversario de dos mil años. Puedes llegar al Centro Histórico en solo 10 minutos después de salir de la estación y realizar un recorrido a pie autoguiado para ver la mayoría de los lugares destacados, incluida el Waag (Weighing House) en el Grote Markt (Plaza del mercado), Sint Stevenskerk, la escuela latina, el Stadhuis (ayuntamiento) y la capilla Marienburg medieval.

En el Nationaal Fietsmuseum Velorama, puedes ver más de 250 bicicletas antiguas y modernas, mientras el Museumpark Orientalis tiene una extensa colección de exposiciones religiosas. A los niños les encantará visitar el parque de atracciones Tivoli.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here